miércoles, 16 de marzo de 2016

THE BOB GRAHAM ROUND



La "Bob Graham Round", es un reto que tiene como escenario el Lake District National Park (Parque Nacional Distrito de los Lagos, en Inglaterra), un entramado de montañas y lagos, epicentro del "fell running" (carreras por montaña) desde hace mas de cien años.
 Bob Graham, dueño de una pensión en Keswick,creó este recorrido que permanece inalterable desde el año 1932.  Sólo un año después de su creación, Graham fue el primero que logró completar este recorrido de 72 millas (algo más de 115 kilómetros) y más de 8.220 metros de desnivel positivo (conocido como el "Everest Ingles"), empleando menos de 24 horas.
A pesar de que pensaba que sería fácil que cualquiera superara su tiempo, de 23 horas y 39 minutos, el récord de Graham no fue batido hasta 28 años después.

 A partir de la década de los sesenta, otros corredores acudían a Keswick para completar el recorrido ideado por Graham, e incluso se empezaron a crear otro tipo de modalidades, como la de Ken Heaton, que tuvo la idea de superar los picos logrados por Graham, y llegó hasta los 51 picos en menos de 24 horas. Cada vez más gente se interesa por la BGR, si bien, la plusmarca del recorrido sigue imbatible desde 1982, cuando Billy Bland completó los 115 kilómetros en 13 horas y 53 minutos.



En el apartado de picos realizados en 24 horas domina Mark Hartell, que en ese periodo de tiempo llegó a ascender 77 picos, superando en dos el anterior récord.
 Además de estas dos formas de encarar la BGR, el siguiente reto fue completarla en temporada invernal, algo que no se consiguió hasta el año 1986, cuando dos personas lo lograron en un tiempo de 23 horas y 6 minutos. El mejor tiempo en esta estación lo tienen Martin Scrowston y Barrie Laycock, que lo lograron terminar en 22 horas y 8 minutos. Sólo 17 personas han logrado completar la prueba en temporada invernal.

 Unos años antes, concretamente en 1977, fue cuando Boyd Millen se anotaba la primera “back to back”, es decir, un doble recorrido de los 42 picos del trazado original. Su tiempo fue de 52 horas y 30 minutos, plusmarca que ahora ostenta Roger Baumeister desde 1979 y que dejó en 46 horas y 34 minutos.

 Entre las mujeres, el mejor tiempo lo atesora Nicky Spinks, que en el año 2015 dejó el record en 18 horas 6 minutos. En lo referente a cantidad de picos ascendidos, el récord lo ostenta tambien Nicky Spinks que, en el año 2011, logró la friolera de 64 picos ( a sólo 13 de la mejor marca masculina) en 23 horas y 15 minutos. Nicky, que en 2005 fue diagnosticada de cáncer, venció a la enfermedad y a las montañas, siendo la poseedora de los records de otras dos grandes rondas, la Paddy Buckley (en Gales) y la Ramsay Round (en Escocia).
Entre sus logros también cuenta con un primer puesto en el Grand Raid Pyrenees, y un cuarto puesto en el Grand Raid Reunion (la Diagonal de los Locos)



 También los corredores más jóvenes, sobre todo británicos, se interesan por la BGR, y es que los récords de precocidad los tienen Ben Squibb y Alison Wright, que, con 13 y 19 años respectivamente, son los más jóvenes de la historia en coronar la BGR.
 En el otro lado de la balanza se encuentra Brian Leathley, corredor de más edad en completar el trazado, con nada menos que 66 años.
En el caso de las mujeres, es Carol McNeil la que puede presumir de ser la más veterana en lograrlo, al hacerlo con 49 primaveras.

El respeto que se tiene en el país británico por el creador de este reto es tal que incluso existe el Bob Graham 24 Hour Club creado en 1971 por Fred y Margaret Rogerson y que todavía sigue en activo.
Para hacer oficial el logro, se debe salir y regresar desde el Moot Hall en Keswick, en menos de 24 horas. El paso por cada una de las 42 cimas, y el tiempo de paso, ha de ser atestiguado por un acompañante (o varios repartidos por tramos), y registrado en un formulario oficial. La ruta no está marcada, así que se precisan los mapas de la zona, y destreza para encadenar las cimas en el mejor orden.



Nicky Spinks: Bob Graham Round

miércoles, 17 de febrero de 2016

Gary Robbins Wonderland Record


El día 1 de Julio de 2015, Gary Robbins, ultracorredor residente en Vancouver (Canadá), emprendió el intento de record del Wonderland Trail, un recorrido de 93 millas (150 kms con 7600 m D+) alrededor del Mount Rainier (Washington), en el Mount Rainier National Park.
El record, en posesión del conocido Kyle Skaggs, estaba en 20 horas y 53 minutos.
Gary Robbins fue machacando los tiempos de paso de Kyle, y fundiendo a sus propios "pacers" (literalmente), consiguiendo un crono final de 18 horas y 52 minutos, dos horas y un minuto mas rápido que el anterior record.
Quizás a muchos no nos suene el nombre de Gary Robbins, pero en su palmares aparecen dos victorias en la brutal HURT 100  de Hawaii ( ambas con record incluido), un cuarto puesto en el Ultra Trail Monte Fuji, y un sexto puesto en la Western States 100, así como otros records en travesías canadienses y ultras de menor entidad (o menos conocidas, mejor dicho).

Algún "chapucero" y "engañabobos" , debería tomar nota de como se puede hacer creíble la consecución de un record, pues aunque publicar un vídeo (como el que comparto a continuación) no legitima el susodicho record, al menos presenta una serie de testigos y hechos que lo hacen mas creíble........por no hablar del currículum previo del individuo en cuestión, algo que ayuda mucho en estos casos. Ahí lo dejo.




sábado, 6 de febrero de 2016

Nikki Kimball: Finding Traction

"Finding Traction", "Buscando Tracción", es el documental que narra el intento de record de Nikki Kimball en el sendero mas antiguo de EEUU, el Long Trail, con sus 273 millas. El histórico sendero atraviesa el corazón de la selva virgen de Vermont y cruza los picos más altos del estado. Sus 438 kilómetros, están plagados de montañas, bosques húmedos, y terreno complicado de correr.

Nikki afrontó sus primeras 100 millas en la Western States 100 de 2004, quedando primera mujer, y repitiendo puesto en 2006 y 2007. Anteriormente había practicado cross-country Ski y Biathlon , formando parte de la selección de EEUU.
Sus victorias mas sonadas han sido en UTMB 2007 y Marathon des Sables 2014.
El documental muestra el perfil humano de Nikki,  el dolor y el sufrimiento que supone el intento de record, y los paisajes del salvaje Long Trail.


viernes, 8 de enero de 2016

2016 razones para correr




Comenzamos el año con un poco de motivación visual: personas, senderos, montañas y esa relación que los une zancada a zancada.



Peaks & Valleys: Teaser 1 from Kendrick Wallace on Vimeo.

BALANCE: A film about Nathan Sports ultra runner Stephanie Howe from TRINE Films on Vimeo.

martes, 29 de diciembre de 2015

Como si corrieras por última vez



Debería estar prohibido correr sin ganas. Supongo que todo el mundo lo hace en mas de una ocasión, por diferentes motivos, sobre todo por cumplir contigo mismo, o por no fallarle a los demás.
Me imagino que esto genera unas moléculas de mal rollo en el Universo, agujeros de aguja en la capa de ozono, o se graba en un rincón del lóbulo parietal destinado a "momentos chungos de la vida corriente".
Está claro que genera un trauma, un pequeño tatuaje a nivel sentimental, no visible, pero acumulable.
Correr sin ganas es como ir de compras, pero ese "ir de compras" donde tu solo acompañas, y es el otro el que se compra cosas. Te aburre y te fatiga hasta límites insospechados.

A veces solo pensar en salir a correr ya te va fatigando, y sin embargo te cambias de ropa, luchas contra ti mismo, contra lo racional, resoplas y te encaminas hacia la puerta que da a la calle.
Las primeras zancadas son letales. La transición entre el "todavía estas a tiempo" y el "ya no hay marcha atrás". Ese primer minuto hace mucho daño.
La gravedad , comandada por el orden del cosmos, hace que te sientas mas pesado y lento que de costumbre, y piensas " me cago en la puta, lo voy a dejar"......pero no lo dejas.
En un día en que los elementos acompañan, el daño es menor, pero si es un día de perros, tendrás estigmas neuronales de por vida.
Perdido en la ciénaga de tu propia estupidez, porque sueles ser estúpido con ganas, pero ser vapuleado por lluvia y viento, con desgana y apatía, eleva tu estupidez a nivel elite.

A menudo pensamos que renunciar es someterse, y prevalece nuestro ego sobre nuestra razón. Luego, al acabar, nos consolamos con frases como "lo que no te mata te hace mas fuerte" , o pensamientos del tipo "el de hoy ha sido un entrenamiento para endurecer la mente".



Con un poco de suerte, lo que comienza siendo "correr sin ganas", se va transformando sobre la marcha, y poco a poco van desapareciendo las sensaciones chungas, te vas sintiendo ligero, cómodo, y vas mutando de piltrafa a cosa que corre con cierta soltura. Quizás, ese poco de suerte, te lleve a esbozar una leve sonrisa interior, quizás incluso te atrevas a apretar el ritmo, tal vez acabes tarareando una canción, y sintiéndote feliz. Entonces, y solo entonces, sentirás que eres un estúpido, pero uno afortunado.......y ese día el Universo se librará de unas cuantas de tus moléculas de mal rollo, y pondrás un par de parches de bici en la capa de ozono.

Correr sin ganas debería estar prohibido, por lo menos al que corre libremente, porque hay quien corre obligado por terceros, o cobra por ello.......esos que se jodan, lo siento.

A menudo recuerdo una frase que me escribió un amigo que nació con parálisis cerebral, y que me hizo saltar las lágrimas : "si pudiera pedir un deseo, sería volver a nacer y poder correr a tu lado".
Treintaicuatro años atado a una silla de ruedas, y sin poder articular una sola palabra, viendo mis fotos por internet, y escuchando mis historias. Debe ser muy duro.

No nos damos cuenta de lo que tenemos, y es por eso que no le damos valor.
Deberíamos ser conscientes de nuestra movilidad, de la presencia de unas extremidades que algunos no tienen, o de otros que aun  teniéndolas,  no pueden moverlas, o lo hacen sin control sobre ellas.
Da pena ver cuerpos que nacen sanos, y que vamos atrofiando poco a poco, intoxicándolos día a día , restándoles movilidad con kilos de mas y horas de sillón.



No solo debería estar prohibido salir a correr sin ganas, es que debería ser obligatorio salir a correr como si fuera nuestra última vez, porque no sabemos si lo es.
Salir a correr desbocados, disfrutando del momento, disfrutando de algo que otros no pueden, de algo que te encanta hacer. Apurar el tiempo del que dispones, sin dejarte nada en el tintero, acabando cansado y empapado en sudor. No hablo de ir al límite, hablo de sentirnos vivos, y de celebrar que podemos. Quizás mañana surja algo que te impida salir a correr, así que es hoy, es el ahora, porque el mañana no existe.
La próxima vez que salgas, hazlo como si corrieras por última vez........no vas a dejar de ser tan solo un estúpido, pero puede que seas uno un poco mas feliz.

P.D: Perdón por lo de "estúpido" y Feliz Año Nuevo. Gracias por leer este cutre blog.

Fotos: Ian Corless.

viernes, 4 de diciembre de 2015

Me ha dado un calambre



Me ha dado un calambre. Lo acabo de notar. Llevaba rato avisando el muy cabrón. Comenzó como un extraño tembleque en el gemelo derecho, como queriendo llamar la atención, hasta que ha decidido mostrarse en toda su plenitud.
En medio del mecánico, pero voluntario, acto de la zancada, el rebelde calambre ha interferido en la repetitiva secuencia, sometiendo al musculo a una repentina contracción.
Fruto del espasmo, ha emergido de mi garganta un pequeño y afeminado grito, acompañado de una especie de salto o cojera de lo mas ridículo que se pueda imaginar.
Podría tratarse de un hecho aislado, pero todo apunta a que estas cuatro horas que llevo sudando, zancada tras zancada, con esta agobiante humedad, van a regalarme mas de una visita de estos pequeños cabrones.

Y pienso yo , mientras añado electrolitos a mi agua, que una mierda iba a correr Filipides desde Atenas hasta Esparta, y que Heródoto , el historiador, nos lleva vacilando desde el año 500 antes de Cristo.
¡¡ Venga ya, hombre!! ¿sin mochila, avituallamientos, ni coche de apoyo?  .......anda.......no me jodas......

Que muy mierdas tenemos que ser los ultrafondistas actuales, que con todo a huevo, a poco que falle, acabamos lloriqueando.
Me imagino a ese pequeño japones, todo el año entrenando a lo bestia, con todo milimetrado, ritmo....., cuando y cuanto comer......, cuando y que beber........tiempos de paso......equipo de apoyo.......y peta a 30 kilómetros de Esparta.
Es como si Heródoto se cagara en el ego del pobre japones.......y se limpiara con su estampa.

Tres horas y una docena de calambres mas tarde, sigo corriendo.
Y no hay que ser Espartano, ni griego, ni japones, para llegar donde estoy, pero si que hay que entrenarlo todo, y no dejar de llenar el estómago con lo que se va gastando por el camino.
Con todo y con eso, voy a largar la pota que Heródoto jamas narró. El tal Filípides hubiese matado a su madre por llevar mi mochila, con todo su exquisito y reducido contenido. Aun así, el hombre no flaqueó, y yo me encuentro arqueado, con las manos en las rodillas, largando una gran vomitona.
Ahora si, no me hubiera venido mal a mi, la falda de ese señor para limpiar mis zapatillas.



A veces el vómito es el punto y final de la jornada, pero otras es una ráfaga de aire fresco, el alivio de una carga que te impide avanzar, y que te devuelve la energía y la confianza. Después de vaciarte puedes agachar la cabeza y tocar retirada, o levantarla de nuevo y arrancar a correr.

Queda claro que, lo de los calambres y el vómito, son señales evidentes que te manda el organismo, para hacerte saber que hay algo que no estas haciendo bien. Y queda claro también que, mi gesto de añadir electrolitos al agua, o el resurgir de las buenas sensaciones tras potar, son acuses de recibo que te permiten continuar.
Lo que no voy a hacer jamas, es desoír dichas señales y arrojarme absurdamente a un sufrimiento innecesario.

No se que opinaría Heródoto, pero nadie muere por correr 21 kilómetros. Nadie va a cruzar la meta de esa distancia, haciendo un tiempo mediocre, y va a morir por dicha causa. Se muere porque se tiene un problema, ajeno a dicha actividad. Se muere por no escuchar los mensajes que te manda el organismo. Se muere porque se rompe una máquina que ha estado parada mucho tiempo, y de repente la quieres exprimir.
Por contra, miles de sedentarios mueren frente al televisor, mientras escuchan este tipo de noticias........eso si es una estadística palpable.

Las modas siempre han tenido consecuencias. El boom del Skate dejó muchos brazos rotos. El boom del Surf, dejó muchos ahogados. El boom del Padel dejó muchos gilipollas. El boom del Running está dejando muchos lesionados, algún infarto, y llenando el bolsillo de unos cuantos.

Diez horas corriendo. Fin de los calambres y las nauseas. Comienza el dolor.

Pueden ser tus piernas, tus caderas, tus pies o tu espalda.......pero el dolor hace acto de presencia, y se acentúa cuando paras, cuando te sientas un minuto, y cuando vuelves a arrancar.
Con un poco de suerte tu meta está ya cerca........con ausencia de ella, apenas llevas la mitad,o un tercio del camino a recorrer para cruzarla.
El paladar comienza a saturarse de los mismos sabores y texturas. El día se torna noche, o viceversa. Por fin orinas con cierta normalidad.

Al igual que se pasan los calambres, se pasan las modas. La historia esta de los sorteos para pillar un dorsal, los colapsos de los servidores, las listas de espera........pasaran. La gente se cansa pronto de todo. Los mismos que hoy llevan barba larga y el último botón de la camisa abrochado, hace unos meses iban con las cejas depiladas y el pecho al descubierto. Los mismos que entendían de vino y de jamón, ahora solo beben Ginger Ale y degustan canapés de pepino.
La mitad de las carreras que existen hoy en día, desaparecerán de aquí a tres años.

Consigo cruzar mi meta. Da lo mismo mi felicidad o mi satisfacción personal. Al igual que con el pobre japones, Heródoto acaba de cagarse en mi ego, y se ha limpiado con mi estampa. Según la historia, Filípides llegó a Esparta, después de 246 kilómetros, descansó unas horas, y emprendió el camino de vuelta : otros 246 kilómetros.
Por mi parte, regresar al hotel ya va a ser un cachondeo, así que imagínate dar la vuelta en dirección a la linea de salida......





domingo, 20 de septiembre de 2015

LAKES SKY ULTRA



Después de haber corrido en Escocia y Gales, sobre todo al estilo Dragons Back Race, me quedó la esencia de las carreras de montaña por aquellas tierras, su forma de entenderlas, su tipo de montañas, su tipo de terreno, su duro clima, y su espíritu aventurero.
 Hace unos días se ha estrenado una dura prueba en el Parque Nacional Lake District (Distrito de Los Lagos), en el Reino Unido. La Lakes Sky Ultra, supone un recorrido de 52 kilómetros con 4300 metros de desnivel positivo acumulado. Hasta aquí nada del otro mundo, incluso no es necesaria la navegación con mapa y brújula como en casi todas estas pruebas en U.K.
La dificultad la marca la gran cantidad de trepadas, destrepes y cresteos que se han de afrontar, así como el duro transito por las encharcadas turberas, y el húmedo y ventoso clima omnipresente en estas tierras.
 Tan solo dos puestos de avituallamiento (genial, porque no suele haber ninguno, y has de pillar el agua de arroyos o charcas, y portar lo que necesites en tu mochila), y 14 horas límite, ya que se evita la noche por lo peligroso del terreno.

Para inscribirse, es necesario acreditar experiencia y soltura en carreras de montaña con terreno complicado. Como explica el director de carrera "No cometa un error, este es un evento con un riesgo inherente. Si sus rodillas tiemblan, teme la exposición a las alturas, o no se siente cómodo usando las manos en las rocas, esta carrera no es para usted".


 La fecha ha sido el pasado 12 de Septiembre de 2015, así que la próxima edición rondará esas fechas de 2016. Las fotos, y sobre todo el vídeo, dan buena muestra de lo que supone esta Lakes Sky Ultra ¿te atreves?

Toda la información pinchando en el enlace Lakes Sky Ultra