miércoles, 3 de julio de 2013

Ni retirada, ni rendición.



 "Mis pelotas se ponen a firmar cheques que mis músculos no pueden hacer efectivos" (Chris McDougall en la revista Menshealth)



Recuerdo en el año 2004, cuando recobré el hábito de correr, que decidí enfrentarme a mi primera carrera de 21km. Por aquel entonces, solo era corredor de 30 minutos, tres días a la semana, y fui aumentando el tiempo de carrera para la ocasión.
Alguien me dijo, que antes de enfrentarme a esos 21km, debería salir a correr un día una distancia de unos 16km, para ganar confianza.
Así que, un viernes por la tarde, cogí mi coche, puse el cuentakilómetros a cero, y medí un circuito de 16km por la ciudad (no tenía otro dispositivo de medida en aquel entonces).
A la mañana siguiente, sábado , con un calor de mil pares de pelotas, me fui en coche hasta donde había marcado mi zona de salida, y me puse a correr.
Recuerdo vivamente, que como tenía menos fondo que una palangana, a partir del km 10 aquello me resultó un calvario. Pasé las peores sensaciones que recuerdo desde aquel 1500m en oposiciones, en Punta Umbría en el año 97, donde conseguí quedar tercero de mi serie de 20 corredores, y llegar a meta extenuado y totalmente acalambrado.
A tres kilómetros del coche me dolía todo, pero tenía que seguir corriendo, aunque deseaba parar por encima de todo. Fue una corta pero intensa guerra sicológica contra mi mismo. Si paraba me sentiría como un mierda, y ya hay demasiada gente en el mundo deseando verte hundido, como para andar soportandote a ti mismo ,escupiendo sobre tu ego y tu autoestima.
Así que decidí ser un mierda por otras mil razones, pero no por abandonar a tres kilómetros del coche aquel día.

Elegí el peor día y el peor lugar para correr una media maratón la primera semana de un mes de Septiembre. Fue en Motril, con un calor y una humedad aplastante, y la gente desde la playa animando con esos típicos: ¡¡ Venga, que te pesa el culo !! , y el socorrido ¡¡ ánimo, que los últimos serán los primeros !!, que viniendo de una gorda en bañador comiéndose un helado, no ayuda mucho, la verdad.

Luego mejoré como corredor, no por marcas, ni puestos, sino por correr mas tiempo, y con mejores sensaciones.
Cada carrera para mi era un reto, y no por competir contra el reloj, ni contra algún conocido, sino porque siempre elegía algo mas difícil......mas largo.....algo que me pusiera "a tres kilómetros del coche" una y otra vez......y me hiciera sentir que no era un mierda......al menos no por haber abandonado.

Puede parecer ridículo, y seguro que lo es, pero no me atrae nada inscribirme a una prueba que se que puedo terminar, y cuando lo hago suele ser por acompañar a los demás del grupo, o por compartir el fin de semana con los amigos de siempre.

En los años que llevo corriendo, ya he experimentado el abandono en unas seis ocasiones. A veces entre risas y falta de motivación, y otras por sentir que no estaba a la altura. Pero es lo que tiene cuando hilas tan fino, cuando eliges la inseguridad como motor que empuja tu motivación, cuando todo los reduces a la pregunta ¿seré capaz?

Pues ,haciendo alarde de mi estupidez, la semana que viene regreso a Ehunmilak. Podría haber sido mas astuto y haber elegido otra cosita mas tierna, de esas de 50 o 80 kilómetros, con desnivel moderado, en un mes mas agradable. Pero, como aquel que se levanta a por otra hostia de ese tipo tan grande, vuelvo a por mas, cuando lo mas sensato es quedarse tumbadito ahí en el suelo, y esperar a que el tipo enorme se marche.

Tengo que aprovechar antes de que todo esto se prostituya, y quedarse "a tres kilómetros del coche" pierda toda su emoción. Porque cada día veo como el negocio de lo extremo baja el listón para atraer a las masas.

¿De que hablo? pues de como hace veinte años un puñado de tipos fibrosos, de lo mas duros de cada pais, corrían por el desierto del Sahara con unas zapatillas de asfalto de la época, y un material de risa, para sufrir lo indecible y conseguir ser finishers del Marathon des Sables.
Hoy en día, a cambio de 3446 euros, y con los listones cada vez mas bajos, tipos con evidente sobrepeso, y una forma física deplorable, se pavonean en su partida de poker de ser finishers del MDS.
Y hablo de primera mano, porque la he corrido, y de los mil participantes acaba el 98 % mas o menos, un índice exageradamente elevado para una de las pruebas "mas duras del mundo??"

Y que decir del IRONMAN. Cuando en los 80 veías a Mark Allen y Dave Scott, liderar a un centenar de superatletas, todo fibra y pellejo.......y hoy ves a tipos en neopreno con mas pinta de la orca de "Liberad a Willy" que de un hombre de hierro. Y no es culpa de ellos, y que no se mosquee nadie, pero a razón de 425 euros (el IRONMAN de Lanzarote por ejemplo) con un total de 1800 plazas, lo mas fácil es poner el límite de tiempo en 17 horas......y todos a vacilar de visera y tatuaje en el gemelo.



Y la guinda la pongo con el Maratón de Nueva York. A razón de 345 dólares, y sin límite de tiempo, cualquier idiota vestido de hombre-rana llega a casa con el título de "Filipides moderno". Y es que, con 40.000 participantes, a cambio de agua e isotónica, las cifras se me escapan de las manos.....y encima con unos patrocinadores de gran peso financiero.




Y volviendo a lo mio, esta vez no tengo excusas. Llego a Ehunmilak sin lesiones, y habiendo entrenado bastante, y aun así se que me sentiré " a tres kilómetros del coche" en mas de una ocasión, y tras la lucha sicológica, decidiré continuar otras tantas......y si consigo no rendirme.....tal vez esta vez llegue al final.......y como llegue al final, iros preparando, porque durante unos días me cegará el subidón y me sentiré como parte de esa estirpe que ha terminado una prueba de esas que, de momento, no tiene atajos ni clemencia para nadie.

Nos vemos a la vuelta.

16 comentarios:

Eltziar dijo...

Epa Iván, a por la EhunMilak con todo tu ser, mente, cuerpo y alma!!

HURACAN dijo...

SI TU HAS CONSEGUIDO QUE YO NO ME QUEDE A TRES KILOMETROS DEL COCHE TU TAMPOCO TE QUEDARAS ESTA VEZ.
ANIMO (COUCHER JAJAJ).


SALUDOS.

ser13gio dijo...

Pues con cabeza, que es de lo que se trata, tampoco que sea una espina ni algo doloroso si no lo acabas, es una carrera, nada más.

Respecto a lo otro, estoy de acuerdo en que se está convirtiendo esto en algo extremoromería, y el trail es un buen ejemplo, márgenes abultadísimos, no es que andando llegues, es que andando, siendo cojo y recogiendo florecitas también. Pero bueno, es lo que hay.

Salutaciones al grupo croquetil y ánimo.
s

A de la Mata. dijo...

Ivan: Que te voy a decir.... Nada tienes que demostrar y mucho que disfrutar, adelante, los montes vascos, los tienes en el saco. Un poquito de suerte y muchos ánimos te mando desde León. A de la Mata.

Luis dijo...

Killo lo del ironman y lo del neopreno pareciéndome a willy que iba por mi? Ja ja buen articulo , como todos!!! Mucha suerte campeon!!

Rubén dijo...

Mas razón que un santo, como siempre.

Los que empezamos, queremos ser en 6 meses esos super atletas que se ven en los vídeos de YouTube, que daño está haciendo eso.

Mucha suerte y espero leer pronto tu artículo de la EhunMilak

Dragonkik55 dijo...

Ole, ole y ole.

Muy bien dicho, y además muy bien escrito.

Muchos ánimos para la Ehun, que son 3 putos kilómetros para tí? en el coche te espera una cerveza, piensalo en los momentos malos ;-)

Livan dijo...

Gracias a todos. Espero regresar con material para una crónica entretenida.......y con final feliz.

mayayo oxigeno dijo...

Aupa ahi Iván! Podías haber elegido una cienmillera más dificil, pero solo rebuscando mucho mucho, jaja. "Ikusi mendizaleak" :)

Daniel dijo...

Suerte Livan con la prueba y sobre todo disfrutala.

David Mora dijo...

Ivan este año si que lo acabas fijo fijo, ya vas con la leccion aprendida del año pasado.
Mucha fuerza y a por ello,a estas todavia hay que hecharle un par de huevos para apuntarse y estar en la salida.
Un abrazo

Livan dijo...

Gracias Daniel, David y Mayayo. Si me vuelve a dar otra ostia no me levanto ¿o quizas si?.....ya veremos...je je je....

Suso dijo...

Livan:
Te voy a dar de hostias por escribir hostia sin "h".
Te voy dar de hostias si se te ocurre la reconfortante idea de marcharte para casa antes de pasar por el arco del triunfo hinchable.
Espero que tú también me pongas la cara morada a hostias si, tirado en el campo a media noche, te digo que yo también quiero desertar.
Fuera bromas.
A ver si podemos ir mucho rato juntos, hasta que cada uno encuentre su ritmo en ese camino.
También tengo razones para ir a una carrera de montaña. Solo 2 o 3, pero pesan más que las otras treinta. De ellas hablaré cuando esté de vuelta en casa.

Suso dijo...

Para mí, llegar a Tolosa en 17 horas va a ser difícil. Pero supongo que en la primera hora de carrera algo charlaremos.
Un abrazo.

Livan dijo...

Suso, como la H es muda.....y a mi las ostias me gusta que suenen, mando a la mierda la H , para que no me amortigüe el sonido. Lo importante de una ostia no es la H, es que la mano esté muy abierta.....para que suene mejor.

Trataremos de ir juntos, pero forzar ritmos no es bueno....ni ir forzado, ni ir frenado. Con las horas se verá.

Fran Godoy dijo...

Muy buena entrada!! Puestos a repartir HOSTIAS..seguro que alguna me cae!! Pero eso si , lo daremos todo para cruzar ese arco llamado Meta de Ehunmilak, con Hostias incluidas!!! Nos vemos pronto!!