martes, 24 de diciembre de 2013

Aferrarse



Mientras trotábamos, muertos de frío en la oscura madrugada, vimos una luz que bajaba de la montaña. En pocos minutos, la  lejana luz ya estaba a tiro de piedra, y venía hacia nosotros, como en un inevitable choque de trenes. 
Dejamos de correr, al igual que la luz, y a paso lento, entre el vaho y las sombras, apareció una figura humana. Ataviado como corredor de montaña, el mutuo deslumbramiento de los frontales nos impedía ver su rostro, hasta que el enigmático desconocido decidió apagar el suyo.
¡¡ Pedro !! ,exclamamos los que lo conocíamos, y entre abrazos, presentaciones y apretones de manos, reanudamos la marcha, pero ahora con todas las luces en la misma dirección, hacia la cumbre.

La vida está llena de gentes, de momentos, de coincidencias, y a veces es fundamental aferrarse a ellos. Por desgracia, hoy todo es demasiado temporal, y se cambia de amigos y de pareja como de móvil, mandándolos a la mierda o al fondo de un cajón. Nadie soporta a nadie, y no se deja pasar ni el mas mínimo roce.
Una vez me dijo una señora: -En mi niñez, se reparaban los juguetes y las relaciones humanas, hoy ni una cosa  ni la otra, las dos se tiran a la basura al primer fallo- , y que razón tenía la buena mujer.

Demasiados bares de copas, demasiado internet, demasiado Wassap, demasiados "Salvames", y muy poca paciencia o empatía.

Después de dispersarnos para tratar de localizar el sendero, y de trastear el GPS, decidimos retroceder sobre nuestros pasos, hasta que dimos con el camino correcto. Estrecho y empedrado, el sendero crujía bajo nuestras zapatillas a causa del frío, y parecía regado de purpurina a la luz del frontal.
La senda se tornó pared, y casi a cuatro patas, cada cual fue buscando su vía de ascenso. Aún no asomaba el astro Rey en el horizonte cuando llegamos a la cruz que jalonaba la cumbre. Y juntos, entre bromas y comentarios acerca del frío, esperamos con paciencia el nuevo amanecer.




En nuestro mini-cosmos de corredores aun solemos escuchar estas raras expresiones: -Vamos a esperar a ...... que va un poco tocado-, -Tira tu.....-, -¿Vas bien?- , ¿Quieres un poco de....?-, -Agárrate a mi mano.....-, -¿Te lo guardo en la mochila......?-, -¡¡ Parad !! que no veo a .....-, -Toma un trozo...-, -Seguid vosotros, yo lo espero....-.
Sería bueno poder trasladarlas al total  de escenarios de la vida en sociedad, y mantener un vinculo parecido con el resto de los mortales, pero para eso tendríamos que cambiar muchas cosas.

Aferrate a tu pasión, al amor de tu vida, al olor de tu hijo, al calor de tus padres, a tus sueños, a tus montañas, y hazlo con fuerza, como al madero de un naufragio.

Sed Felices.


7 comentarios:

Pedro J. Domínguez dijo...

Que el año que entra nos traiga muchos de esos momentos......o los justos para que sigan siendo especiales.

Livan dijo...

Eso espero,señor protagonista de mi historia.

Un abrazo.

Alex dijo...

Muy buenas observaciones....

juanlukampa dijo...

Brutal, me encanta tu blog. Hola me llamo Juanlu y soy un corredor popular que busca nuevos retos, nuevas ilusiones. Arto del asfalto, de los empujones en las carreras y de pelearme con el reloj empece a salir por la sierra de Madrid con amigos que corren en este medio al cual me he enganchado
Mirando en la red eh encontrado este blog, me gusta, me parece algo diferente y me gustaría ponerlo en mi blog si no te importa
El mio es http://correrengetafe.wordpress.com/

SALUD Y KM....Juanlu

Livan dijo...

Hola Juanlu, bienvenido a la montaña. Me alegra que te guste el blog, si quieres enlazarlo en el tuyo hazlo sin problemas. Espero que disfrutes fuera del asfalto.

Un saludo y mucho monte.

abel recknold dijo...

Grande Livan una vez más. Emoción en estado puro.

Antonio Morales dijo...

Sencillo, claro y fácil. Feliz 2014.