lunes, 16 de diciembre de 2013

SALVAJE

Foto: Jakub Polomski

"El término salvaje se usa como adjetivo calificativo para señalar a aquellos seres vivos que se caracterizan por un estilo de vida alejado de la civilización o que no han sido domesticados. El estado de salvaje o de salvajismo puede aplicarse tanto a vegetales, como a animales (incluido el ser humano) y a microorganismos. Ser salvaje normalmente implica tener un vínculo con el medio ambiente o naturaleza mucho más directo y menos contaminado por las diferentes tecnologías creadas por el ser humano a lo largo de la historia. 
Vivir en estado salvaje implica, básicamente, llevar un estilo de vida muy diferente al estilo de vida considerado como civilizado. Mientras que para el ser humano el estilo de vida civilizado implica vivir en sociedad, respetar determinado sistema de leyes, contar con instituciones, etc., esto no siempre es así para los animales. En este sentido, muchos animales salvajes viven en manada y se guían por leyes implícitas de jerarquía pero no por eso dejan de ser salvajes. Es por eso que es importante señalar que el principal elemento para considerar a un animal o planta como salvaje es el hecho de no haber sido domesticado por el ser humano."

Cada noche salgo un rato a engañarme. Aparco el coche cerca del comienzo del Cordel del Higuerón, enciendo mi luz artificial, y arranco a correr, solo o acompañado.
La oscuridad, el frío, la tierra, y alguna vaca, camuflan la escena, y me trasladan mucho mas lejos de la civilización de lo que en realidad estoy. Coronar este pequeño puerto, en la oscuridad, por este sendero,es el sucedáneo que puedo permitirme, un pequeño infiltrado, un atisbo de lo natural en mi vida artificial.

Domesticado, y cargado de obligaciones, cada noche sueño despierto con ser salvaje, y me refugio en la lectura, en la vida de otros que escaparon, en historias de largas travesías a pie, en caminos polvorientos que reconcilian al caminante consigo mismo,..... en voces del desierto....en males de altura...........hasta que apago la luz de mi mesita de noche.

Foto: Lukas Farlan

Hace unos días, un buen amigo y compañero de equipo, me mandaba un mensaje: "He leído la entrada de tu blog, y me parece el catecismo de los que no corren una mierda....", y en parte creo que tiene razón.
Que no corro una mierda es un hecho demostrado, sobre todo para aquellos que lo hacen mejor que yo, o mas rápido, y respaldado por mis puestos en las clasificaciones. Pero esto es importante para la reputación de algunos, y totalmente irrelevante para otros que, como yo, nunca han corrido para ganar, ni para ser mejores que los demás, y que, a lo sumo, se afana en no descolgarse del grupo de entrenamiento para poder participar en la conversación, y no ser el eterno lastre.

Desde mi punto de vista, "correr una mierda" es liberador, y me exime de tener que tirar de las archiconocidas excusas que se han ido importando desde las carreras populares, y que del asfalto han llegado a la montaña........porque al final todo se contamina.
Si tardo en completar un ultra trail 30 horas, no tengo que dar explicaciones, ni nadie me las pide, porque "corro una mierda", sin embargo, un corredor de los que "corren", tarda 26 horas, y aun así tira de catálogo con los conocidos: "he tenido rampas musculares a partir del kilómetro X........., no dormí bien la noche antes........planifiqué mal mi alimentación............he estado una hora perdido y he hecho 10 o 12 kilómetros de mas...........he tenido descomposición y he parado varias veces..........y bla bla bla bla........"

Así que en mi alegato de hoy, clamo por volver a lo salvaje, y descontaminar el monte, porque ese "buen rollo" del mundillo montañero del que hablábamos hace unos años, se está marchando, y cada fin de semana, tras una prueba, se oyen frases como " en el kilómetro tal adelanté a fulano, que yo pensaba que corría mas, porque está todo el día hablando de lo que entrena.......", "...le he sacado por lo menos un cuarto de hora a mengano.......", "....las clasificaciones están mal porque según mi reloj.....",  "......a mi me salen mas kilómetros...."
Y que conste que, al ser una competición, debe haber gente competitiva, pero lo que no me acaba de gustar es esa formación de "castas", esos "estatus", esas "jerarquías" , esos corrillos cerrados, esas miradas de reojo, esas sonrisas burlonas, mas propias de un edificio de oficinas, que de un aparcamiento en la sierra.

Por todo esto, y mucho mas, voy a comenzar una terapia de desintoxicación, y voy a comenzar a desligarme del dorsal, poco a poco......hasta conseguirlo.
No será algo inmediato, porque tengo grandes amigos, y un dorsal es una buena excusa para volver a saludarlos......pero llegará el día en que esas citas cambien de escenario.

Yo corro porque me gusta hacerlo, y cada día pienso en ello, y no necesito un objetivo a corto plazo "...porque sino no me obligo a entrenar....". Yo no me obligo a correr, yo siento la necesidad de hacerlo. Yo veo la tele y pienso en correr, leo un libro y pienso en correr, escucho una canción y pienso en correr. Yo no necesito un dorsal, ni necesito correr a un ritmo determinado. A veces corro hasta que me falta el aire, y otras se me podría adelantar caminando......pero en todos los casos he elegido como hacerlo, y en todos los casos he acabado satisfecho.

Así pues, y bajo el título de "Salvaje", quiero con esta entrada marcar el punto de partida de mi alejamiento de la "montaña organizada", y pasar a organizarla a mi manera, sin dar la espalda a nadie, pero sin ceñirme a tiempos ni a reglas, y disfrutando de la planificación .
No faltaré a un par de citas, que ya tengo cerradas, y que me hacen ilusión, pero es bastante probable que sean las únicas del próximo año, en lo que a dorsales se refiere.

Hay vida mas allá del chaleco y la medalla, mas allá de la baliza y el chip, hay cientos de senderos, cientos de montañas, y cientos de oportunidades de disfrutarlos a nuestro estilo.
Prometo no privarme de unas vistas, de una foto, o de sentarme en una roca a comerme un bocadillo. Correré con mi manada, o sin ella, con rumbo fijo, o sin el, con ritmo alegre, o pausado, pero desligado de toda obligación.

Foto: Tommy Richardse



MOUNTAIN from lee rouse on Vimeo.

24 comentarios:

javier Garcia dijo...

Yo soy uno de esos que no corrren una mierda. De los que para buscarme en la clasificacion tardas menos empezando por el final. De los que sale a entrenar solo por que ,como tu dices,prefiero no ser un lastre. Una vez mas gracias ivan por describir situaciones y modos de ver este mundo que nos hace sentirnos identificados a los que.....no corremos una mierda. Tu si que eres un Salvaje pero de la escritura. Un abrazo.

Col dijo...

Suerte Ivan! Porque tu suerte será la nuestra...la de los que en las montañas buscamos algo más que la mera marca que nos da un cronómetro.
Abrazo.

Ñito dijo...

Bravo.
Yo tampoco corro una mierda. Cómo será que la prueba que más he disfrutado y la entrada en meta que más me ha emocionado llegué el último. Cuando acabo en mitad de la clasificación también disfruto, me paro a respirar, hago fotos...
Pero sin duda la más emotiva, casualmente llegué el último.

pedro caro gutierrez dijo...

jeje!!

David Jiménez dijo...

Me gustaría decir que me siento identificado pero eso sería quizá arrogarme un papel excesivamente genial y siento que aunque lo quiera tomar como propio cada reivindicación es única e intransferible.

Al final todo se reduce en volver más feliz de lo que uno se fue y algunas veces los árboles (la competición) nos impide ver el bosque.

Maravillosa entrada, maravillosa filosofía.

HURACAN dijo...

QUE TE DIGO ,QUE MUY BUENA ENTRADA SI SEÑOR.

Victor dijo...

Todavía tengo en la retina la luna sobre el Cantábrico que me acompañó hoy en mi deambular por los caminos a oscuras. Y paré, y contemplé y me sentí feliz de estar ahí solo, a oscuras. Llegué allí corriendo, o casi, porque en realidad "no corro una mierda".

PreMarathon dijo...

Enhorabuena por el post, por la decisión y por disfrutar tanto corriendo. Creo que has escrito lo que muchos pensamos pero sabríamos explicar tan bien.

Antonio Morales dijo...

Gran entrada....hace que nos tengamos que rascar la cabeza....qué razón llevas

Javier Belloso Martinez dijo...

Llego a este blog gracias a un buen colega y me quedo sin duda.

Poco mas que decir, me encanta el no "no correr una mierda" y me dan bastante repelus estos "corredores de mierda" esos que bien defines tu y que por suerte o desgracia compartimos hobbie pero no mentalidad.
Buena entrada!!!

Rubén dijo...

simplemente un diez. esa sensación es la que alguna vez se me viene a la cabeza. pensaba. seré yo más raro que nadie. por suerte veo que estamos más. un abrazo y aunque dejes el dorsal de lado nunca dejes de escribir así

jj montesinos dijo...

Lo confieso... yo también corro una mierda. Pero me encanta correr una mierda. Correr sin presión, con la camaradería que hay a cola de grupo. Quieres agua?? Necesitas un cacho manzana?. Pasa tu delante que a mi me da la risa. Me gusta llevar un dorsal, ir a mi ritmo, disfrutar, hacer fotos, descubrir sitios por donde no he estado y no conozco. Lo malo de esto, es que cuando salgo con amigos, me tienen que esperar, y eso hace que en entrenos o salidas con amigos vaya mas quemao que en carrera, jejeje.

Javi dijo...

Con tu permiso voy a enlazar esta entrada en mi blog, porque no es que esté de acuerdo con ella: es que la he sentido como mía. SOn pensamientos propios escritos por otro, tú en este caso. La montaña se está convirtiendo en una feria, igual que el asfalto.
EL decálogo de excusas, la parafernalia que la acompaña...
El espíritu de este deporte se sostiene gracias a los corren (corremos) una mierda.

Suso dijo...

Creo que he llegado al mismo lugar pero sin dar tan costosa vuelta.
Un abrazo muy fuerte.
PD: Acabarías haciendo lo mismo aunque estuvieras a la cabeza.

Livan dijo...

Pues que queréis que os diga......vuestros comentarios me sirven para reafirmarme en mi decisión, y me confirman que estoy dando el paso adecuado a como me siento en este momento.

Muchas gracias a todos.

Anónimo dijo...

Yo es que correr no corro, yo disfruto. No hago entrenamientos, sino que tengo días que tengo la suerte de poder correr. Madrugo para ver salir el sol corriendo y corro por la noche para poder ver las estrellas, es mi rato de ser "salvaje". Voy al monte y voy corriendo porque así veo mas paisajes y sitios...

manuelobe dijo...

Pues en mi opinión estás empecinándote, querido Livan, en etiquetar a la gente.
¿Qué pasa, que los que aprietan y quieren mejorar, correr lo más que puedan, son menos auténticos, menos chachi que los que solo se pasean? ¿Tu sólo te paseas? Un mojón.
Va a resultar ahora que aquí nadie entrena, y que vamos todos al campo a recoger margaritas.
Decir que uno corre una mierda y el otro no, es muy relativo, porque solo es tan rápido o lento según con quien se compare.
A mi me toca el nabo las etiquetas, ya te lo dije con respecto a tu entrada de CCC. Yo no soy de ningún club. Me gusta salir a charlar contigo, y me gusta salir con Alonso a degüello.
A veces salgo con el mp3, otras no. Hay épocas en las que quiero mejorar, y entreno para ir más rápido y mejor; ahora llevo una rancha que entre los problemas del trabajo y las lesiones, me conformo con salir 4 veces por semana a hacer lo que sea.
A lo que voy, que os dejéis de etiquetar a la peña; que todos nos hemos descubierto alguna vez apretando para adelantar a otro. Que entrenar duro y acabar con fuerzas cualquier carrera es satisfactorio. Y salir a trotar y charlar también.
Y te lo pongo por escrito aquí para darte por saco, y el sábado te lo vuelvo a contar.

Livan dijo...

Manolo, si alguien sale etiquetado en la entrada soy solo yo, con una etiqueta que es la mía personal, no extrapolable a nadie mas. Otra cosa es que alguien lea la entrada y se sienta identificado, pero eso yo no tengo el poder de controlarlo. Cada cual lee, y saca su visión y sus conclusiones.
Yo no acuso a nadie de correr rápido, de entrenar fuerte, de querer mejorar, de ser competitivo, de tener objetivos, de tener sueños........olé sus cojones!! si eso es genial !! No se donde lo has leído o interpretado, porque solo hablo del comportamiento de algunos, mas propio de un "edificio de oficinas", con sus "tiritos", miraditas y malos rollos.

La entrada del Club de los Corredores Compulsivos, es solo eso, una entrada, una adaptación del Club de la Lucha, algo que seguro habrá hecho gracia a algunos, gustado a otros, parecido una patraña a otros, o una mierda, o un catecismo.......
Yo no escribo el blog para molestar a nadie, para etiquetar a la gente, para hacer campaña, para crear clubs, ni nada de eso.
Antes me gustaba dibujar, luego quise aprender a tocar la guitarra, y ahora me entretengo escribiendo, solo eso.

Y a ti no te gusta darme por saco, a ti te encanta. Así que vuelve a leer la entrada.

P.D: Eso de "llevo una rancha que entre los problemas del trabajo y las lesiones..." suena a manual de excusas...

manuelobe dijo...

A mi no me molestas, y esta es tu casa. Solo faltaría que no pudieses escribir lo que te la gana.

Claro que he usado excusas. Y tu. Todos alguna vez. Somos así.

El sábado hablamos. Traete mucha pasta, que te tengo un regalo.

Ahora que lo pienso, a veces si que me molestas......

Equipo de "A media horita" dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Equipo de "A media horita" dijo...

Me has sorprendido esta entrada. No sospechaba para nada esta retirada tuya de las carreras organizadas. Que sepas que yo también me lo he planteado muchas veces, de hecho algún que otro año no he participado en casi ninguna.

A veces es primordial dar prioridades a otras cosas y dejar aparcado el tema de los dorsales, ya puede ser por índole, familiar, pasta, trabajo o simplemente que no hay ninguna carrera que te llame la atención.

A mi me ha venido muy bien estar en barbecho cierto tiempo para volver a retomarlo con ganas. Conociéndote lo poco que te conozco, seguro que la decisión que estas tomando te va a costar trabajo cumplirla.

Yo no veo nada de malo en ponerte un dorsal, a mi me ha ayudado por ponerte unos ejemplos, conocer el macizo del Mont Blanc en menos de dos días, al igual que Picos de Europa o cruzar la isla de Gran Canaria. Me fuera gustado verlo con una mochila de 20 kilos a la espalda y con amigos compartiendo un bocata. Pero a día de hoy, para mi es imposible, obligaciones te impiden alejarte por semanas para realizar esto, y esta claro, correr una mierda por estos sitios, también me aporta muchas cosas y me gusta.

Y yo tengo que ser muy raro. Es cierto que a veces, sientes la necesidad biológica de correr, pero hay otras muchas que no te apetece nada y salgo por obligación, si, por obligación. Y es indudable lo que dice Manuelobe, casi nadie de los que estamos por aquí alardeamos de nada, pero en nuestro interior y hablo de mi caso, surge la competitividad (dentro de mi estatus). Soy humano y vengo con ese defecto y aunque con los años vas decayendo, siempre tenemos ese gen primitivo, lo puedo disimular y que no se note, pero esta ahí, no lo puedo evitar.
Un saludo Iván y espero verte como siempre, corriendo una mierda, con dorsal o sin el.
Un abrazo.

Livan dijo...

Deacuerdo contigo Sergio en que es mas fácil que nos pongan avituallamientos y marcas para dar la vuelta al Mont Blanc, a Pirineos, a Gales, al Sahara........ Ahorramos días y complicaciones.
Pero a veces, saliendo de nuestra zona de confort, aprendemos, nos enriquecemos, y nos libramos de escuchar a mucho gilipollas que anda suelto.

A de la Mata. dijo...

Compañero, estoy totalmente de acuerdo contigo. Cuando uno ya esta de vuelta de casi todo, ves que todo este mundillo de las carreras, se está convirtiendo en basurilla. Todo son intereses. La esencia es disfrutar de las carreras y esas las hace cada cual cuando le da la gana. Un saludo y a seguir disfrutando. A de la Mata.

Livan dijo...

Gracias Angel. Tu que has representado a la roja en varios mundiales de 24 horas, que tienes un registro de 229km en un mundial, que has pasado de 200km en multitud de ocasiones, que llevas corridos mas de 130 maratones......algo sabes de esto....

Un abrazo.