lunes, 19 de mayo de 2014

Pensando en positivo +



Hace un rato, me he despertado de la siesta sobresaltado. Por unos largos diez minutos he estado en una especie de trance, entre el despertar y el recuerdo de lo último que había soñado. Por fin, después de cuatro meses, el sueño era relacionado con mi pasión por correr en la montaña.

Aunque nada lo indicaba, sabía que me encontraba entrando a un pueblecito de Los Alpes, y aunque tenía mas pinta de ser el casco antiguo de Toledo (o al menos el recuerdo que me queda de cuando lo visité con 12 años) yo sabía que eran Los Alpes.....y punto (las cosas son así de raras en los sueños).
Caminaba por sus callejuelas, con dorsal, mochila, y la ropa "de faena" toda sudada y salpicada de barro.
Al encuentro me sale un amigo ,del que no logro recordar el rostro, pero se que era un amigo......y punto (otra vez ). Este,  me hace el seguimiento por los diferentes controles, y ahora me acompaña charlando hasta una especie de oficina de turismo donde tengo que justificar mi paso sellando un pasaporte proporcionado por la organización.
La chica que sella los pasaportes es americana, rubia, y va ataviada con ropa de correr, incluida la mochila ?????.......y charlamos en ingles unos minutos antes de mi partida.
Al salir de la oficina busco mis bastones........pero no están. Mi amigo sin rostro me dice que yo no traía bastones, y yo le discuto que si. Discutimos un buen rato, y me empieza a dar ansiedad, porque pienso que es imposible que yo haya llegado hasta allí sin bastones, y mucho menos, pienso que pueda continuar ese brutal ultra trail sin ellos.........(ni idea de nombre, distancia ni desniveles.......la prueba solo existe en el sueño).
Frente a nosotros aparece un mercadillo, tipo medieval, y mi amigo sin rostro corre hacia uno de los quioscos, regentado por un chino, y regresa con unos bastones telescópicos, con muy mala pinta, decorados con los personajes de Los Picapiedra.........y con un cabreo monumental le grito: -¿ y con esta mierda piensas que puedo llegar a meta ?...........Y en esas estaba cuando me he despertado, sobresaltado y con el pulso acelerado.

La buena noticia para mi es que el sueño, o pesadilla, no trataba sobre el trabajo, o sobre la salud de los mios, o sobre otro sin fin de problemas cotidianos.......en el sueño, todo lo peor era la ausencia de bastones, y lo mejor era la incertidumbre de si podría o no llegar a una meta rodeada de montañas en una región de Los Alpes.

Para el que lee, esto puede ser absurdo, pero para el que escribe, que lleva una racha, digamos "mala", con muchas horas de problemas, y muy pocas de sueño, esta siesta ha sido todo un revulsivo.

No es coincidencia, ni un juego de palabras, pero cuando yo trato de pensar en positivo, pienso precisamente en positivo.......y me refiero a desniveles.
Cuando quiero evadir mi mente del "aquí y ahora", trato de imaginarme subiendo un empinado sendero, o trepando por los bloques finales de un desconocido pico......acumulando metros positivos.
Y así me veo muchas noches en la cama, apartando de mi mente lo que me atormenta, y obligándome a pensar "en positivo" , para ver si consigo caer en los brazos de Morfeo.

A estas alturas del año, puedo afirmar, que estoy en la peor forma física que recuerdo en los últimos años. Entreno poco, y tiendo a recortar la distancia o el tiempo con el que parto de salida. Apenas he tenido tiradas largas, y no por falta de ganas, sino por sentirme cansado psicológicamente, por negarme a poner de nuevo el despertador un sábado, y por una cierta tendencia que me arrastra a estar tumbado, y me aparta de estar en movimiento.
He visto pasar los días sin ganas de sentarme al teclado.....viendo como el blog se llenaba de telarañas, sin nada que contar, y sin fuerzas para hacerlo.......hasta hace un rato, al despertar de la siesta.

Así que voy a publicar esta mierdecilla, mas que nada para que sirva de punto de inflexión, y de punto de partida, para que vuelvan las ganas de escribir, las ganas de correr, y las ganas de madrugar los sábados.
 

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya vendrán tiempos mejores, pero no dejes de escribir porque para algunos este blog es nuestro refugio, donde venimos a pensar en positivo + cuando estamos como tú ahora.

Un saludo y km´s.

David Roncero Domínguez dijo...

Entiendo en parte ese estado, el año pasado estuve así y fue bastante frustrante. Saca fuerzas de ultrafondo de lo más profundo de tu ser (nuestro ultrafondista nunca muere) para enfrentar el ultratrail que a veces es la vida. Ahora estas en desnivel positivo pero la cumbre no es infinita. Ya llegará el desnivel negativo.

Te agradezco el esfuerzo de escribir en el blog, te digo desde hace mucho tiempo. Estaré por aquí cuando quieras compartir algo.

Un abrazo.

David Mora dijo...

No solo tu pasa por esos momentos, yo este mismo año también pasé y creo que voy remontando. Un abrazo y nos vemos en la Selva!!

A de la Mata. dijo...

Tranquilo Ivan, ese "mal" del que te quejas, nos pasa a muchos. Por unas u otras razones aquellas enormes ganas, se van convirtiendo en desidias. Lo importante, es seguir soñando e intentar mantener un poco el tipo, sin mas.
Puntualización: Nada de "mierdecilla", todo lo que escribes, sirve para que la gente aprenda cosas interesantes. Un saludo y el ánimo siempre en la cumbre. A de la Mata.

Suso dijo...

Aún te quedan bellas historias por vivir. Como se dice en mi tierra, nunca choveo que non parara.
Un abrazo.

Equipo de "A media horita" dijo...

A mi me viene uno con unos bastones de Pedro Picapiedra y se los hago tragar…que me he reído en esta parte.
Vamos Iván !! Levántate y anda. Es tiempo de despertar…

Livan dijo...

Gracias a todos, Anónimo, David, Angel, Suso, Sergio.....
Como bien dice Suso, siempre que llueve escampa....o no hay mal que cien años dure....Todo volverá a su cauce.

Un abrazo.

Celina dijo...

Me alegra saber que nos veremos en Navacerrada, aunque yo aún no soy tan valiente como para enfrentarme a las tres cifras. A seguir pensando en positivo. Ánimo

Dragonkik55 dijo...

Me he visto muy reflejado en tu entrada, por momentos, fatalmente reflejado, al igual que tú, me descubro muchas veces apretando los ojos y tratando (queriendo) soñar con senderos por los que correr y de esa manera, que ese sueño que me sobrevenga cuando se apaga la luz, borre tantos y tantos pensamientos llenos de negatividad que el día a día, nos induce en estos tiempos oscuros que nos está tocando vivir.

Por suerte, la hora más oscura del día es justamente la de antes del amanecer, así que despertemos cargados de positivismo, de desniveles, de sendas y perfiles, de sueños que nos hagan sentir, de nuevo, otra vez, vivos.

Chapi dijo...

A mi este año me pasa lo mismo.

Después de un otoño-invierno-primavera bastante largo estoy bastante cansado. Más de cabeza que de pierna.

Pero hay que resurgir de las cenizas y buscar nuevos objetivos que nos motiven para el año que viene.

PD. Nos vemos en la Ultima Selva

Suso dijo...

No debemos forzar artificialmente lo que pensamos que son nuestras creencias para así volver de nuevo al cauce... en la vida hay muchos cauces... lo importante es disfrutar pero no bracear demasiado a tu contracorriente interna.